3 de abril de 2008

CULTURA DE LA ESCUELA ELEMENTAL

CULTURA DE LA ESCUELA ELEMENTAL. ANDY HARGREAVES, LORNA EARL, JIM RYAN

En lo que le texto maneja como escuela elemental es el equivalente a la primaria en México y en efecto, la escuela elemental guarda cierto parecido con la familia, pues mantiene estrechas relaciones no solo con sus compañeros sino con su maestro, pues solo es uno, a diferencia de la secundaria donde los profesores tienen a su cargo varios grupos y a veces hasta en diferentes escuelas, esto impide algún tipo de conexión maestro-alumno reduciéndose sólo a lo académico, y por otro lado, la formación de pandillas como grupos de intereses comunes y consecuencia de esta falta de relaciones interpersonales.

Aunado a esto, encontramos lo referente al control ejercido sobre el educando, donde notamos que en las escuelas elementales el trato es más humanista, pues importa más el alumno o niño, quien pasa a formar parte de la enseñanza, a diferencia de la secundaria donde lo que importa es el controlo por medio de la vigilancia (prefectos), además para ésta lo relevante es la asignatura y no el individuo a formar.

Asimismo, el clima o ambiente imperante en la escuela demuestra gran efectividad cuando éste es positivo o agradable, esto se da cuando los profesores disfrutan de la enseñanza de sus clases, esto en primarias principalmente, sin embargo, en escuelas secundarias son innumerables las veces que hemos escuchado aun maestro renegar de su profesión y desquitar su “frustración” con sus alumnos, haciéndolos participes de un ambiente hostil para la clase.

Muy cercano al concepto de control encontramos el de atención; aquí estriba un punto que señalaba al principio, mientras los maestros de las escuelas elementales (o primarias) tienen un maestros por grupo, en secundaria hay como diez maestros por grupo y cinco grupos o más por maestro, esto conlleva a que sea imposible para éstos últimos fijar mayor atención a sus alumnos.

Un punto tratado que me sorprendió dentro del texto, fue el que tomaba al genero, considerando al femenino como el “indicado” para la atención y la relación, aunque esto es muy relativo, inclusive el mismo texto nos dice que los profesores prestan la misma atención y unión con sus alumnos como las profesoras. Como vemos, el prestar atención implica unión maestro-alumnos, así el primero pone en tela de juicio el tiempo adicional de preparación, pues éste les restaría tiempo para estar con sus alumnos, sin embargo, deberían considerar que es para su actualización docente y un mejor desempeño, “tal como en México”, con los continuos cursos de actualización docente, que habría de ver si en realidad acuden a esos cursos por una mejor preparación o sólo para “escalafón” y aumentar de sueldo.
También hay que considerar par los maestros de las escuelas elementales la propiedad y el control, pues toca el punto de los estudiantes de magisterio (normalistas en México), manifestando una maestra que no es lo mismo una clase impartida por el joven que por ella misma.

Sin embargo, cuando nos topamos con la atención, la propiedad y el control unidos encontramos como consecuencia la inadaptación del niño al cambio drástico que representa la secundaria. Por tanto, los profesores de escuelas elementales deben desarrollar fortaleza y seguridad par crecer y distanciarse de ellos.

Con el avance vertiginoso del mundo, parece exigirse una especialización en lasa asignaturas de la enseñanza elemental, en México está presente en lagunas instituciones privadas, empero este tipo de enseñanza implica una coordinación de trabajo en equipo entre los maestros que atienden la grupo, lo cual definitivamente hace falta incluso en las escuelas secundarias. Sobre todo en México.

Por otro lado, el “logro y éxito” conseguido por unos cuantos, y ¿Qué hay con el resto? Sucede que las escuelas secundarias continúan dando mayor valor a los alumnos más sobresalientes, sin atinar a comprender que quienes necesitan de su apoyo son los que tienen logros más bajos, aun cuando ya no continúen estudiando. ¿Podría ser una solución las políticas de agrupación? ¿De esta forma se daría apoyo “equitativo” a un grupo donde los alumnos son similares entre sí? Si bien los alumnos que se encuentran en un grupo avanzado se muestran quizá orgullosos y por ende dispuestos a mantenerse e intentar mayores logros, dudo que el grupo de los “más bajos” muestre orgullo o satisfacción por ser del grupo de los “peores”.
http://normalista-edu.ucoz.com/index/cultura_de_la_escuela_elemental_andy_hargreaves_lorna_earl_jim_ryan/0-4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada